Imágenes: política y experiencia

Realidad y Percepción I

John Dewey proponía una concepción donde actividad intelectual, arte, ciencia, naturaleza y experiencia se interrelacionan. El pensamiento, ‘la lengua’ y, en ellos, la ciencia, constituyen “la dirección intencional de los acontecimientos naturales hacia significados pasibles de ser poseídos y disfrutados de manera inmediata; esta dirección —que es arte operativo— es en sí misma un acontecimiento natural en el que la naturaleza, de otro modo parcial e incompleta, viene a sí misma” (1929: 358).

John Dewey

John Dewey

Se trata de aprehender la lección darwiniana con un matiz: el ser humano es una especie más, desagregada entre otras especies; parte de la naturaleza, no exterior y superior a ella. Sin embargo, a su vez, como decía Wittgenstein en una frase que retorna, “los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo” (2014: pos. 155,2). Nuestra experiencia como especie es pura y exclusivamente nuestra, no constituye la experiencia.

En Adiós al lenguaje, Jean-Luc Godard juega con el 3D alterando la percepción del espectador. Vemos al mundo de una forma pero podríamos verlo, podríamos significarlo de otras. El límite está en lo propiamente humano. Por eso Godard se fascina con su perra Roxy. ¿Cómo significa —y me hago cargo del empleo de este verbo-metáfora— un perro al mundo? Hay puntos de contacto, hay comunicación: el perro puede darse cuenta cuando estás triste, cuando estás enojado, cuando estás contento, y hasta compartir esos estados de ánimo, hasta empatizar. Claro que no es lo mismo un gasterópodo pelágico que un mamífero superior. Es parte de la lección darwiniana: no comprender al mundo animal no humano como un todo homogéneo: hace unos años, escuché a un profesor de semiología asegurar que ‘los animales no tienen lenguaje’. La diferencia no es esa, la diferencia es que el ser humano es el único animal cuya capacidad comunicativa puede exceder los límites de su propia fisicidad. El ser humano es capaz de escribir o, más bien, de inscribir. Alexander Kluge dice que los libros son máquinas del tiempo. Y Walter Benjamin, que el hombre puede nombrar las cosas porque las cosas se comunican con él (2011: 36). Continuar leyendo

A 40 años del golpe: dos películas fundamentales

Juan, como si nada hubiera sucedido (1987)

Fernando Martín Peña presenta la película junto al director Carlos Echeverría.

 

El film.

 

Tras la exhibición del documental en Filmoteca, temas de cine, Peña continúa con la entrevista a Echeverría.

 

 

Habeas Corpus (1987)

Film de Jorge Luis Acha, narra la experiencia espiráldica de un detenido-desaparecido en su celda.

 

“El abrazo de la serpiente” a la luz de “Mburucuyá, cuadros de la naturaleza”

Como hacía Jorge Acha en Mburucuyá, cuadros de la naturaleza con los diarios de viaje de Alexander von Humboldt a la cuenca del Orinoco, Ciro Guerra en El abrazo de la serpiente —ganadora del premio mayor en el Festival de Cine de Mar del Plata 2015— se inspira en los apuntes de viaje de los naturalistas Theodor Koch-Grünberg y Richard Evans Schultes para narrar una historia de encuentro cultural entre dos cosmovisiones disímiles encarnadas en los blancos europeos por un lado —el cientificismo— y los indígenas por otro —el animismo—.

Hay más de una coincidencia entre ambos films, pero señalemos en primer lugar una diferencia: el viaje de Humboldt junto al botánico Aimé Bonpland se produjo en el preludio al siglo XIX, algunos años antes de las independencias de los territorios sudamericanos, y el film de Acha se concentra en su estadía en la selva del Orinoco. Por su parte, el también alemán Koch-Grünberg exploró el Amazonas un siglo más tarde y murió víctima de la malaria en 1924. La película del colombiano ficcionaliza esos últimos días en su vida y, en un juego de dobles, los intercala con la expedición del estadounidense Evans Schultes durante la segunda guerra mundial, en la que se embarcó en la búsqueda de una especie de caucho que le permitiera a su país dejar de depender de la provisión asiática.

"El abrazo de la serpiente" - Ciro Guerra, 2015

“El abrazo de la serpiente” – Ciro Guerra, 2015

Continuar leyendo

Apuntes para un proyecto incierto

Cómo fue ganado el Oeste

Habeas Corpus - Jorge Acha

Habeas Corpus - Jorge Acha

Habeas Corpus - Jorge Acha

Habeas Corpus - Jorge Acha

En La cueva de los sueños olvidados, Werner Herzog muestra, por primera vez y de manera exclusiva, las pinturas rupestres de la cueva de Chauvet en Francia, entre las que se encuentran algunas de las más antiguas descubiertas hasta la fecha, con una edad que se remonta a 32 mil años. En este documental filmado en tres dimensiones, el director alemán recorre con su cámara, entre otras, pinturas de animales en donde los autores intentaron captar el movimiento a través de un efecto ‘tridimensional’ generado por la multiplicación fantasmagórica de los contornos de patas, lomos y cabezas, y mediante el aprovechamiento del relieve de las paredes de la cueva.

Esa primitiva ilusión de movimiento hace a uno de los momentos fundamentales del film. No sería disparatado afirmar que ya en la mente de aquel hombre prehistórico estaba contenido el germen que miles de años más tarde daría nacimiento al arte cinematográfico; e incluso al efecto de tridimensionalidad, de ‘relieve’, cada vez más explotado en el cine contemporáneo, incluida la película de Herzog. Esto es, la necesidad, la intencionalidad de crear imágenes que no sólo dieran cuenta de la percepción humana de las cosas del mundo, sino también de dar cuenta de su movimiento, de su cualidad vital. Continuar leyendo