Breves apuntes sobre In the Flesh (Serie 1)

1. Tiene sentido tomar la primera temporada de In the Flesh como una unidad en sí misma en tanto, más allá de la existencia de una segunda temporada y las intenciones de rodar una tercera, cuya existencia dependerá de la decisión de la BBC, consigue ‘cerrar’ una parte importante de la historia, aunque el final sea lo suficientemente abierto y deje los cabos sueltos necesarios como para facilitar su continuación.

"In the Flesh", serie creada por Dominic Mitchell

“In the Flesh”, serie creada por Dominic Mitchell

Algunas series británicas pueden ser una alternativa interesante para aquellos que encuentren dificultoso el seguimiento de una ficción televisiva a lo largo de siete u ocho años en veinte capítulos por temporada. La televisión pública británica suele apostar a la concisión de la mini-serie, incluso en un formato que se presta a una gran extensión a lo largo del tiempo, en parte dada la brevedad —unos veinte minutos— de sus capítulos, como es la sitcom. The IT Crowd (de Channel 4), comedia centrada alrededor de dos empleados del sector informático de una empresa —uno nerd, el otro geek— y su supervisora, apenas se extiende por cuatro temporadas de seis capítulos, cada uno de veinte minutos aproximadamente, más un especial final del doble de duración. El ‘equivalente’ estadounidense, la popular The Big Bang Theory, ya lleva diez temporadas de más de veinte capítulos. La primera serie de In the Flesh (producción de BBC Three), por su parte, consiste de tres capítulos de casi una hora de duración. Continuar leyendo

Parricidios

El Lobo – Maximiliano Schonfeld, 2012

 

En las tradiciones germánicas y anglosajonas se conoce como ‘La hora del lobo’ a aquel momento entre la medianoche y el amanecer cuando las fuerzas de la oscuridad son más poderosas, cuando el reposo es más profundo y, por lo tanto, los sueños adquieren una suerte de vida independiente, se desprenden de nuestra voluntad, lo que los torna inaprensibles al despertar. Aún cuando se nos despabile en ese momento y retengamos por unos instantes la memoria de ese sueño, el ejercicio de volcarlo al papel será inútil: lo que consigamos escribir se aproximará muy poco a la experiencia fantasmática que acabamos de tener.

Ese lobo, su momento y sus efectos fueron explorados en el clásico de Ingmar Bergman, Vargtimmen, único film de terror del realizador sueco. El propio Bergman explicó que “es la hora de la muerte de la mayoría de las personas, cuando el sueño es más profundo, cuando las pesadillas son más reales. Es la hora en la que los insomnes son perseguidos por su miedo más profundo, cuando los fantasmas y los demonios son más poderosos. La Hora del Lobo es también la hora en la que nacen la mayoría de los niños.” Continuar leyendo