Escritura esencial sobre cine 1. Agosto 2015

Agosto se despide y, con él, se va extinguiendo el fresco placentero y gris. Con el correr de los días, se verá reemplazado por aires cada vez más agobiantes, poblados por sustancias microscópicas destinadas a irritar ojos y cerrar laringes. Los artrópodos emergerán de su letargo e invadirán nuestros hogares: blátidos que no nos permiten dormir con sus constantes crujidos, arañas listas a descender sobre nuestra piel desnuda y expuesta en el sueño, tisanuros que encuentran refugio y alimento dentro de libros, abejas prestas a iniciar una colmena en nuestros taparrollos. No hace falta recurrir a las producciones de David Attenborough o Werner Herzog para comprender aquello de “asesinato colectivo y abrumador”.

Es así que, con nostalgia anticipada por lo que estamos a punto de perder, inauguramos una nueva sección en El Zapato de Herzog, la cual, dada la constancia característica de este ínfimo espacio cinéfilo, no cuenta con ninguna garantía de mantenerse en el tiempo. “Escritura esencial sobre cine” remite a una idea llevada adelante por The Dissolve, sitio web estadounidense que acaba de cesar su publicación tras fracasar en el intento de realizar una revista online sobre cine que fuera rentable. Al menos en la Argentina, asistimos hoy día a un auténtico auge de las inquietudes relacionadas con el séptimo arte: matrículas récord en las carreras de comunicación audiovisual, cantidad de libros temáticos (Cine y filosofíaSubjetiva de nadieEl país del cineDel caminar sobre hielo, por nombrar sólo algunos ejemplos recientes) y hasta de algunas editoriales especializadas (v.g. Los Ríos), sumado a la profusión de páginas de Internet, revistas digitales y blogs.

La intención de este espacio es compartir mes a mes algunos textos de interés publicados en cualquier otra parte, así que aquí vamos.

 

“Sesenta mil chupetines”, por José Miccio. Se trata de tres entregas publicadas por Hacerse la Crítica tomadas directamente del diario íntimo del autor y que se concentran en su experiencia con el cine de acción como terapia contra la abstinencia de tabaco. Miccio es muy posiblemente uno de los mejores críticos de cine de la Argentina y aquí la inconsciencia sobre una posible futura (y, finalmente, concretada) publicación le otorga a sus textos no sólo cierta grácil impunidad, sino que además lo colocan en una tendencia (no sé si tan) reciente dentro de la escritura sobre cine en la que los autores no escinden sus vivencias como espectadores de otras circunstancias vitales que los atraviesan.

Parte Uno

Parte Dos

Parte Tres

“A la salida del cine” por Lautaro García Candela. Las Pistas es una revista online de reciente aparición. Todo indica que sus redactores son muy jóvenes, casi prepubescentes, anque nada ignaros. Este texto de Candela tiene similitudes con los de Miccio, podría provenir de un diario íntimo. Vivencias en torno al cine Village Recoleta de Buenos Aires, a la pertenecia a un pequeño grupo de amigos/críticos, entradas gratis y coladas. En el medio, observaciones acerca de varios estrenos de este año (sobre todo ‘tanques’) donde la mirada del autor dialoga permanentemente con sus propias incertidumbres y las de sus ‘compañeros de redacción’.

“El Clan (Arquímedes Argento, casado y con hijos)” por Oscar Cuervo. El autor escribe mayormente sobre política local, pero de vez en cuando le pica el bichito de la crítica de cine (creo que una de las primeras cosas que le leí fue un ensayo sobre The Wild Blue Yonder de Werner Herzog. En mi memoria o, mejor dicho, en el recuerdo de la sensación que tuve al momento de leerlo, es brillante). Hace poco, aunque no en el mes que aquí nos concierne, escribió quizás la más precisa visión acerca de La Patota de Santiago Mitre. El texto que aquí linkeo, como puede deducirse del título, trata de otro de los tanques nacionales de 2015, el último film de Pablo Trapero. José Miccio escribió algo aún mejor, donde nos daba la bienvenida al “viejo nuevo cine argentino”, idea que daría para una tesis. Pero no quiero abusar con la cantidad de obras del profesor marplatense.

César González

“En medio de una charla con César González (Primera Parte)” por Luis Franc. Otro texto de Hacerse la Crítica, la página editada por Marcos Vieytes. Confieso no haber visto los dos films de González (aka Camilo Blajaquis; aunque me dijeron que están en YouTube) y haber leído muy poco de sus escritos. Sí he visto y leído algunas de las entrevistas que le han hecho y estoy más o menos al tanto de su historia de vida (de ‘pibe chorro’ a autor literario y cinematográfico y tallerista). La elocuencia y visión que demuestra aquí mismo son suficientes para interesar a cualquiera por su obra. Encima lo hace desde una posición social, cultural y económica harto frecuente en la generalidad del país (y del mundo) pero infrecuente en la esfera pública.

Jonathan Rosenbaum es uno de los más prestigiosos y experimentados críticos de los Estados Unidos. En su página web oficial sube con frecuencia diaria textos —en inglés, valga la aclaración— escritos a lo largo de muchos años y que han sido impresos en muchos lugares de crédito. De los republicados en agosto elijo dos casi por azar, pero aquellos que dominen el idioma de Dickens querrán chequear cualesquiera otros. En primer lugar, una entrevista con Béla Tarr, el gran director húngaro de films de inconfundible cepa europea oriental como Sátántangó o Armonías de Werckmeister, de una materialidad que puede remitir al ruso Lopushansky (en lo post apocalíptico), al checo Vlácil (en un blanco y negro medieval) o al también húngaro Jancsó (en la coreografía de los planos secuencia). Luego, una lista con las que a su criterio son las diez mejores películas de los 90.

My childhood

Para continuar con la onda anglosajona, Wonders in the dark es una de las publicaciones más interesantes que tengo el gusto de conocer. En la actualidad, se encuentran elaborando un ranking con las mejores películas sobre la infancia de la historia. A modo de ejemplo, dejo una crítica a The long day closes, segundo largometraje de Terence Davies, que fue elegido para el puesto 45. El autor es Allan Fish. Le sumo otra sobre My Childhood de Bill Douglas, a cargo de Sam Juliano, porque es una de las películas más hermosamente tristes de la historia y porque al cineasta escocés no parece haberle llegado aún el justo reconocimiento. Además, no es casual vincular a Davies y Douglas: ambos son realizadores de sendas trilogías autobiográficas, en un blanco y negro como el carbón de las minas británicas, sobre infancias desdichadas, marcadas por los fantasmas de la Segunda Guerra, padres crueles, familias disfuncionales y una pobreza no sólo material.

And last but not least, el videoensayo está cobrando cada vez más fuerza como forma de concretar la reflexión cinéfila. Adrian Martin y Cristina Álvarez López son dos de sus principales cultores. Les dejo aquí “Shapes of Rage”, publicado en Notebook, donde, mediante el montaje, se trazan paralelismos entre las violencias de Los Pájaros de Alfred Hitchcock y de The Brood de David Cronenberg. Así, se recupera la primera película como precursora del slasher y se revaloriza la segunda dentro del canon del director de Crash y Una historia violenta.

Shapes of Rage from MUBI on Vimeo.

 

Ezequiel Iván Duarte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s