El cerebro enfurecido

“…ello basta para mostrar que el cuerpo, en virtud de las solas leyes de su naturaleza, puede hacer muchas cosas que resultan asombrosas a su propia alma.”

SPINOZA: Ética

 

"Del caminar sobre hielo" - Werner Herzog (Entropía, 2015)

“Del caminar sobre hielo” – Werner Herzog (Entropía, 2015)

Entre el 23 de noviembre y el 14 de diciembre de 1974, Werner Herzog recorrió a pie, siguiendo la línea más recta posible, la distancia entre Múnich —su hogar— y París, donde se encontraba muy enferma Lotte Eisner, escritora, historiadora y crítica de cine alemana, sobreviviente del campo de concentración de Gurs durante la Segunda Guerra Mundial, jefa de Archivo en la Cinemateca Francesa durante tres décadas e intenso faro y fuente de inspiración para la generación parricida de nuevos cineastas de Alemania a la que el director de Señales de vida pertenece.

Del caminar sobre hielo es el diario de viaje de esa epopeya, editado en castellano por editorial Entropía, que ya nos había regalado Conquista de lo inútil, el monumental diario que Herzog llevó de esa experiencia febril, alucinada y alucinante que fue la realización de Fitzcarraldo. Es, además, otra expresión de la fascinación del autor por comprender “lo que puede un cuerpo”, siendo esta vez él mismo el protagonista (humano) excluyente de la Pasión.

No sin cariño, Herzog ha sido catalogado de loco en más de una oportunidad. Y, sin dudas, él ha contribuido bastante a levantar su leyenda ante los extremos de exigencia física a los que se ha entregado junto a sus equipos de producción, ya sea recorriendo el desierto, habitando la selva o apelando a la hipnosis para facilitar la consecución de una epifanía.

Pero siempre ha habido un límite entre él y sus actores predilectos, Klaus Kinski y Bruno S. Herzog, como Walter Steiner, muy posiblemente su más auténtico alter ego, siempre mantuvo un pie firmemente anclado a tierra. Ha forzado los límites, pero no ha llegado a los extremos de violencia de Kinski o a la alienación traumática de Bruno S. En Del caminar sobre hielo, no sin vergüenza, acepta en un par de ocasiones viajar en automóvil unos kilómetros, rompiendo así su promesa tácita. Es que, en gran parte de su recorrido, el cineasta debe soportar las inclemencias del granizo, la nieve, el lodo y los accidentes geográficos (montañas, ríos, bosques) que vuelven al viaje una auténtica Pasión y una epopeya. Pero Herzog no es Gilgamesh, no tiene piernas de tres metros y fuerza sobrehumana para recorrer cientos de kilómetros en pocas horas y permanecer intacto. Herzog sufre dolores físicos, duda, siente vergüenza: “Después nieve, nieve, lluvia con nieve, nieve con lluvia, maldigo la creación. ¿Para qué esto? Estoy tan empapado que cruzo los campos embarrados para evitar a las personas, para no tener que mirarlas a la cara.”

Anotaciones impresionistas de una peregrinación, de algo más que un gesto de amor, de la secreta presunción de que la entrega física y espiritual de uno puede influir en la existencia de otro con quien se forma figura, con quien se ha establecido una conexión necesaria —emocional, pero también histórica: “Escúcheme, la historia del cine no les permite a los jóvenes realizadores alemanes como usted que se den por vencidos”, son las palabras de la Eisner tal cual las recuerda el autor en la “Laudatoria de Lotte Eisner en ocasión de la entrega del Premio Helmut Käutner”, incluida a modo de epílogo—. Y Herzog no se ha dado por vencido.

Su cerebro bulle estimulado por los alrededores, cada párrafo puede ser tan denso en imágenes que por momentos parece vencer la limitación lineal del sintagma. Percepciones y evocaciones. ¿Qué ocurrió realmente, qué cosas son sueños, qué imaginaciones de la vigilia?

 

Del caminar sobre hielo, de Werner Herzog, Argentina, Entropía, 2015, 112 páginas.

Del caminar sobre hielo 4

 

Ezequiel Iván Duarte

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s