Musical 1. Eric Rohmer y St. Vincent

L'amour à l'après-midi

 

En L’amour l’après-midi, conocida de manera un tanto literal en España como El amor después del mediodía, aunque también podamos referirla como El amor en la tarde, última parte de sus Seis Cuentos Morales, Eric Rohmer nos presenta la estructura habitual: un hombre se relaciona con una mujer, ya sea de forma epifánica y de acuerdo a ciertos ideales —Ma nui chez Maud, o, Mi noche con Maud—, ya sea por un golpe de amor a primera vista con un dejo de capricho —La boulangère de Monceau, o, La panadera de Monceau— o, como en la película que aquí nos compete, por intermedio de la institución matrimonial. Luego, este hombre conoce a una segunda mujer, con la que comienza una relación más o menos intensa que amenaza con desviarlo del objetivo original. En este caso, se trata de la Chloe del título en inglés —Chloe in the afternoon—, una vieja conocida de épocas más liberales y menos burguesas. Finalmente, el hombre vuelve a la primera mujer.

La cantautora estadounidense Annie Clark, mejor conocida por su nombre artístico St. Vincent, se inspira en esta estructura para imaginar una historia con un dejo de subversión sadomasoquista, una especie de guiño malicioso a la moral rohmeriana.

La primera estrofa toma el punto de vista del hombre que, en este caso, no se encuentra con su Chloe para coquetear, charlar, acompañarla a conseguir departamento; sino para verse subyugado por una dominatriz:

You’re all legs/Sos toda piernas

I’m all nerves/Yo, todo nervios

Black lacquered horse hair whip/Laqueado de negro, látigo de crin

By your heels, heal my hurt/A tus tacones, cura mi dolor

Horse hair whip, be your floor/Látigo de crin, ser tu piso

En la segunda estrofa —sin contar el estribillo, que repite el nombre de la canción/película una y otra vez— el punto de vista pasa a ser el de la mujer:

No kisses, no real names/Sin besos, sin nombres verdaderos

No kisses, no real names/Sin besos, sin nombres verdaderos

Who will hear, hear your word/Quién oirá, oirá tu palabra

Ring ring phone, send you home/Teléfono ring ring, te envía a casa

Find my heels, heal my hurt/Encuentra mis tacones, cura mi dolor

White white shirt, back to work/Camisa blanca blanca, a trabajar

Aunque también es posible que el punto de vista no varíe, y que el “Encuentra mis tacones” refiera a un fetiche sexual del hombre. En cualquier caso, St. Vincent transgrede la moral propuesta por Rohmer, al consumar la relación entre hombre y Chloe, rompiendo con la cortés inocencia con la que se desenvuelve en el film. Allí, el protagonista logra vencer a la tentación y vuelve con su mujer luego de semanas en las que Chloe le puso pimienta a su existencia vespertina. L’après-midi es presentado como una especie de domingo diario: si el domingo puede ser sinónimo de día vacío y deprimente, de momento de suspensión, de detenimiento del tiempo que nos obliga a estar un poco solos con nuestros pensamientos —y, si quieren evitar la depresión, como alguien alguna vez me aconsejó, hay que buscar algo para hacer, distraer la cabeza, dejarse llevar por la corriente de los acontecimientos. Esta corriente parece detenerse los domingos—, las tardes de todos los días concentrarían estas mismas propiedades.

L'amour à l'après-midi 2

Ezequiel Iván Duarte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s